Beber Té: Una Fuente De Placer

Beneficios y propiedades del té

El culto al té ha traspasado fronteras. Esa bebida milenaria china, que surgió en época de emperadores, es hoy objeto de adoración en todo el mundo, tanto por su peculiar sabor, como por sus cualidades y beneficios para la salud. Como en cualquier alimento, la calidad es importante y en la tienda Aromas De Té podemos encontrar variedades de gran calidad. Tienen más de 50 propuestas, para que los amantes del té encuentren el sabor que mejor se ajuste a su paladar.

El mundo del té es apasionante y está repleto de curiosidades. Para empezar, el origen. Aunque existen diferentes versiones, todas coinciden en China como el punto de partida. Dice la leyenda que fue el emperador Shen Nung, allá por el año 250 a.C, quien descubrió el té de forma accidental. Al parecer, había ordenado hervir el agua para el consumo humano. Un día, mientras hervía agua a la sombra de un árbol, cayeron sobre el recipiente unas hojas; eran del árbol del té. El emperador bebió la infusión y así empezó la historia. Los holandeses lo trajeron a Europa y se convirtió en una bebida preciada y popular.

Otra versión sobre los orígenes del té apunta al monje budista Bodhidharma, fundador del budismo Zen. Según cuenta la leyenda, utilizaba el té como un tónico, por sus propiedades medicinales. Hoy el té es la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua. Ha llegado a todos los rincones del planeta y es objeto de culto entre la población.

Más de 3.000 variedades y un mismo punto de partida

Existen una infinidad de variedades de té, pero todas parten del mismo arbusto, la Camellia sinensis, que puede alcanzar los 2 metros de altura. Aunque su cultivo se ha extendido a muchas partes del planeta, las zonas de producción más importantes son China, India, Kenia y el sureste asiático. 

Como explica la web Tododisca, los distintos tipos de té guardan una relación directa con el tipo de procesamiento al que se someten las hojas. El tratamiento, junto con la oxidación, han dado lugar a las 5 variedades principales que conocemos actualmente: el blanco, el verde, el rojo, el negro y azul. Cada uno de estos grandes grupos tiene a su vez variantes propias, lo que multiplica la oferta de forma considerable.

Existe además otra clasificación de los tipos de té, y es en función del área de producción. El té chino y el japonés, por ejemplo, son distintos: cada uno se recolecta en un momento concreto y se elabora de forma diferente. Toda esta complejidad de procesamientos, tiempos de oxidación y elaboraciones ha dado lugar a más de 3.000 variedades de té en todo el mundo.

Las 5 variedades clásicas y sus propiedades

El éxito del té no solo guarda relación con su sabor y con el ritual que le rodea; una parte importante de su popularidad se debe a sus beneficios para la salud. Cada tipo de té tienes unas propiedades específicas, pero en general podemos decir que es una bebida depurativa rica en minerales y antioxidantes, que contiene vitaminas de los grupos A, B y C. Eso la convierte en un buen aliado para el sistema inmunitario. El poder depurativo del té lo hacen muy recomendable en los procesos de adelgazamiento, porque ayuda a eliminar líquidos.

  • Té blanco

Es el té con menos contenido de teína, por eso puede tomarse en cualquier momento del día, incluso antes de dormir. Es un té refinado con un elevado nivel de polifenoles, substancia antioxidante que retrasa el envejecimiento. Dentro del té blanco, las variedades más conocidas son la Yin Shen y la Pai Mu Tan.

  • Té verde

Es uno de los tés más consumidos en el mundo. Al igual que el blanco, no pasa por un proceso de oxidación. Tiene menos polifenoles que el té blanco, pero igualmente es muy beneficioso para combatir el envejecimiento. Además, nivela los niveles de glucosa. Entre las variedades de té verde más conocidas están el Matcha y el Gunpwder.

  • Té negro

Es el más popular y que el que presenta un sabor más intenso. También es el que tiene un mayor grado de teína, lo que estimula la concentración. En un antioxidante excelente y ayuda a reducir la tensión arterial. Dentro del té negro destaca el Earl Grey, que además de té contiene otros elementos aromatizantes.

  • Té rojo

Por su tonalidad oscura, recibe diferentes nombres según el país. En Inglaterra se le conoce como Dark Tea. Es un té quemagrasas que ayuda en las digestiones pesadas y depura el hígado. La variedad más conocida es el Pu-Erh.

  • Té azul

El oolong o té azul está a medio camino entre el verde y el negro. Ayuda a controlar el colesterol y rejuvenece la piel. Las variedades más famosas son el Puchong y el Da Hong Pau.El ritual del té, que asociamos a los británicos, se ha extendido por todas partes y no solo como una práctica de media tarde; cualquier momento del día es perfecto para tomarse un té y regalarse unos minutos de tranquilidad.


Se la primera persona en comentar.